11 de Septiembre: Tres traumas, un camino para superarlos- Noviolencia

11 de septiembre, tres eventos trágicos – históricos: uno en Europa – 1714 “el fin de la guerra de sucesión española, marcó el fin del asedio de Barcelona y la pérdida de su propio sistema de gobierno.” ; Otro en América del Sur – 1973, el golpe de Estado contra Salvador Allende – el presidente constitucional de Chile , y el establecimiento de la dictadura de Pinochet; y una tercera en América del Norte en 2001 , con los ataques atroces en EE.UU.

Tres traumas – tres formas de vivirlos.

En el primer caso,  el 11 de septiembre se convirtió en una celebración – no de los “ganadores”, sino de aquel algo de gran importancia que se había perdido: el derecho a la identidad propia y a la libertad, incluso miles de millones de vidas que luchaban por ambos.

¿Cómo se puede celebrar una tragedia y , más importante aún , ¿por qué ? Con la cadena humana – de 400 kilómetros y 1,6 millones de personas (de acuerdo con Euronews y la Generalitat de Catalunya) / cientos de miles (según Reuters), que unía los territorios catalanes en España y Francia este 11 de septiembre – , la respuesta se hace evidente: para recordar siempre y luchar para recuperar lo que se había perdido (o mejor dicho, le había sido quitado) en este día. Sin violencia.

Ser consciente de los traumas sufridos, no pretendiendo olvidar algo inolvidable, ayuda a comprender mejor los hechos pasados ​​y los objetivos actuales. No quedarse atascado en el resentimiento es fundamental. Celebrando en cambio aquello inestimable que le fue quitado, cultiva el potencial creador * del conflicto y promueve medios pacíficos – como La Via Catalana – para encontrar soluciones.

Lo que la cadena humana catalana – mujeres y niños, hombres de todas las edades y clases sociales, personas de diferentes colores de piel, más de un millón y medio de personas – demandó es más que el derecho a ser oído en cuanto a la identidad propia. Creer que la cadena era una manifestación separatista sería una interpretación estrecha que sirve sólo a algunos intereses políticos y económicos. Por supuesto, la independencia en los labios de los manifestantes no es ajena a los intereses económicos y políticos, pero son subsidiarios, instrumentales, y explican la necesidad de libertad de decidir por sí mismos. Es la política central misma– al servicio de los intereses privados financieros intranacionales y supranacionales – el acelerador de este comunicado público de la voluntad catalana de desvincularse. Una lectura más profunda de este acto simbólico sería más bien: una reclamación de la libertad y la democracia real, que tiene en cuenta las necesidades de todas y todos.

¿Qué temen los ciudadanos españoles al pensar en la reclamación Catalana? ¿Cuál es su necesidad básica que ven en peligro? ¿Podrían imaginar múltiples cadenas humanas pacíficas en toda España, en toda Europa, reclamando lo mismo que La Via Catalana: el derecho a ser escuchado y considerado en cuanto a sus necesidades básicas? Tal vez esto presione la UE a abandonar el lujo de declinar la responsabilidad y participar en una búsqueda conjunta de soluciones que den prioridad a las necesidades básicas de supervivencia, bienestar, identidad y libertad ** para todos. ¿Tal vez el Estado Español entienda que le conviene más escuchar a los ciudadanos bajo su gobierno y sentarse con ellos a buscar soluciones a los problemas de todos y todas?

Este resultado podría abrir un camino para enfoques similares en Chile, donde aunque la democracia ha sido restaurada hace años, la reconstrucción de la sociedad no ha estado en la agenda. El trauma no ha sido superado. 40 años después, hay tanta necesidad de una democracia real y tantas necesidades básicas están siendo insultadas o negadas en nuestros días, como la supervivencia, y no sólo para las comunidades indígenas y la naturaleza.

¿Y por qué no una cadena humana a lo largo de América del Norte y más allá? ¿A lo largo de América del Sur y más allá? La Via Americana, que une Norte y Sur, con una cadena viva desde EE.UU. a Chile para trabajar los traumas del 11 de septiembre de este último, y para preparar de esta manera al primero para cerrar su reciente  trauma del 11 de septiembre, expandiendo por tanto la cadena humana por todo el mundo.

__________________________________

* termino prestado de Johan Galtung – Transformación de conflicto por medios pacíficos, ONU 2000

** ibidem

más sobre La Via Catalana:

http://www.rtve.es/noticias/20130911/diada-cataluna/745919.shtml

http://www.lavanguardia.com/politica/20130911/54382311472/via-catalana-realidad.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s