A las madres

 

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’.

Julia Ward, 1870

 

Hace dos siglos las madres unieron sus voces para rechazar la guerra. Guerras sucedieron y aun suceden, mas el rechazo a la guerra y a las armas es cada vez mayor. En muchos lugares del mundo hoy día el servicio militar ya no es obligatorio, y cada vez más la sociedad civil denuncia el gasto público en armamento.

Hace dos días, en algunos lugares, homenajeamos a las madres. Religiosa o laica,  la celebración del día de la Madre, a los cuatro vientos, se hace en distintas fechas. Yo he decidido dedicarle algunas reflexiones, hoy. Y es que las madres, igual que los padres, igual que los niños, igual que la salud, igual que la amistad, igual que la Natura, igual que el amor, igual que la paz, se celebran cada día. Cada día es una celebración de la vida y la madre representa exactamente esto: Vida. La vida se forma en ella y de ella se nutre.

Pero aparte de Rea (madre de hombres) hay otra madre que algunos loamos hace poco – Gaia – la Madre Tierra, la madre de toda vida que nos rodea y, sin la cual, nuestra vida no sería posible.

Madre tierra

En el momento de redactar estas líneas, las guerras están devastando la tierra. Gaia sangra con cada hombre, niño, mujer, madre que cae en Sur Sudan, en Ucrania, en Egipto, en Siria, y en cada lugar del mundo donde se están librando guerras. Los noticiarios nos dan detalles crueles y nos explican motivaciones parciales, pero no nos dicen que todas estas guerras tienen algo en común: el miedo. Miedo a no tener el poder económico-político-cultural-militar. Miedo a que el poder en manos del otro sea una tragedia para si. El miedo lleva al odio, y su curación se hace con amor. Amor hacia uno mismo, para encontrar la luz y el amor para los demás. Amor para uno mismo significa amor para su vida – amor para la Madre Tierra. Las guerras de hoy día y las de siempre son lo mismo, matanzas entre hermanos por la codicia de unos pocos, cambian solo en cuanto a tecnología. Nuestros hijos y nuestros hombres (e incluso nosotras mismas), a lo mejor no apestan a matanzas, pero mucho queda por hacer para dejar de permitirlas.

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar su religión,ni su lengua, ni su color de piel!

Levántense para enseñarles a sus hijos el amor:

Cuidar la gente – Cuidar la tierra – Compartir equitativamente.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_la_Madre

http://itahisa.info/2013/05/10/el-olvidado-origen-del-dia-de-la-madre/

http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_la_Tierra

http://www.un.org/es/events/motherearthday/

https://permaculturapirineus.wordpress.com/2014/04/22/feliz-y-consciente-dia-de-la-tierra/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s