Femenino y Masculino. Los opuestos indivisibles

brain-hearth

[…] el problema no es la identificación de la mujer con la naturaleza, con la tierra, sino la identificación de lo femenino con la mujer y de lo masculino con el hombre junto con una supremacía de lo masculino sobre lo femenino.

Extracto del ensayo “El papel del principio femenino en la educación para un consumo sostenible“, publicado en el ebook de la Red Global de Cátedras UNESCO en Género (pp. 290-297).

En esta aportación, las autoras definen el principio femenino “lejos de una concepción esencialista resaltando su coparticipación con el principio masculino en la matriz energética de las personas independientemente de su género”. El acento en lo femenino no responde a “una actitud victimizada, tampoco [a] una aspiración de feminizar el mundo, se trata de pensar y actuar para reestablecer la simetría entre el principio masculino y el principio femenino, la unidad entre lo racional y lo vivido” a fin de recuperar la armonia interior.

Carentes de armonía interior, las personas se vuelven incapaces de buscar el bienestar duradero y persiguen su quimera a través de la hiperproducción industrial y del hiperconsumo.

Asociado a lo afectivo — motor de la razón creativa –, el principio femenino está presente en micro sociedades contemporáneas, en la resistencia pacífica de los movimientos ecologistas liderados principalmente por mujeres, en las pedagogías participativas y vivenciales, en la revaloración de las competencias transversales, la formación del profesorado en inteligencias múltiples y en mindfulness, etc.

Tal y como se desprende de la ética del cuidado, la dimensión afectiva es una dimensión humana y no de género. La ética del cuidado refina el valor de la justicia y humaniza su marco regulador haciéndolo contextual, personal e inclusivo.

La dimensión afectiva es clave en la educación, en general, y la educación del consumo sostenible no hace excepción, ya que cultivar valores que se reflejen en comportamientos sostenibles de consumo requiere de procesos que combinan la conciencia cognitiva con la conciencia experiencial.

Advertisements

Paz y Tiempo

Sarmisegetusa_Regia_-_Templul_mare_circular_-_Zona_sacra_–_Gradistea_Muntelui,_Muntii_Sureanu,_Hunedoara,_Romania_12

Foto: Cosmin Stefanescu Archivo:Sarmisegetusa Regia – Templul mare circular – Zona sacra – Gradistea Muntelui, Muntii Sureanu, Hunedoara, Romania 12. CC BY-SA 3.0 RO. Este archivo se encuentra bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Rumanía.

Desde un entendimiento energético de la paz [el futuro] se plantea […] no sólo como fragmento del cronos (tiempo exterior) sino también como la visualización que sostiene la intención (tiempo interior). La mente consciente está guiada hacia esta visualización. Esta visualización engrana futuro y presente, exterior e interior, en un entrelazamiento que hace que el acto (exterior) realizado en el presente se haga con plena consciencia de la intención que lo lleva (presente, interior) y de la orientación a la que esta intención está dirigida (futuro, interior-exterior). En la ciencia del Xian, eso es la práctica del taoísmo […], la intención es de hacer fluir la energía hacia su objetivo, hacia la unidad del espíritu interno con la apariencia externa […]. La filosofía taoísta del wu-wei no alienta a la inacción como se podría creer[…], sino a abstenerse de intervenciones arbitrarias en el curso natural de las cosas […]. En una cosmovisión integradora, donde la ley primaria que opera en la vida humana y en las relaciones es la unidad […], ello no comportaría problemas. Las dificultades surgen cuando la cosmovisión del mundo en el que vivimos es una cosmovisión de la supervivencia; esta se relaciona directamente con las inseguridades de la vida, tanto a nivel individual como colectivo […]. Wu-wei implica asumir la vida con su dinamismo, aceptar los cambios, sin miedos en cuanto a la (in)seguridad […]. Para vivir de acuerdo a wu-wei se demanda una gran madurez ética y sensibilidad estética, un requerimiento poco confortable para nuestra sociedad moderna, aunque no imposible de responder.

[La solución] está en entender la superación de los límites propios y del contexto como una liberación progresiva de la mente en el sentido del wu- wei, hacia una identidad profunda en la que mente y corazón sean complementarios y no opuestos; desde esta identidad profunda se podrá vivenciar la unión con el todo. O dicho de otra forma, [la solución está] en la trascendencia de los estereotipos conformados por el medio socio-cultural […].

Fragmento del ensayo “Reflexiones sobre la paz positiva. Un diálogo con la paz imperfecta”:

http://revistaseug.ugr.es/index.php/revpaz/article/view/5602

Cibermolestias y cómo manejarlas

CC-BY SA 2.0 emtic

(foto: CC-BY emtic SA 2.0)

Técnicamente, el ciberacoso se define como hostigamiento continuo y dirigido a través de herramientas de comunicación digital durante un período de tiempo. Sin embargo, hay otras formas de agresión que si bien no se pueden definir como ciberacoso porque no son acciones continuadas o porque no han sido intencionadamente dirigidas a herirlos, afectan a nuestros hijos.

Christine Elgersma es madre de una niña de 9 años y maestra, escritora de ensayos y novelas de ficción, y editora principal de Educación para padres. Tiene además experiencia con la discusión de reseñas de apps de aprendizaje y para redes sociales.

En un artículo de commonsensemedia, Christine nos ofrece algunos ejemplos de cibermolestias y consejos sobre cómo manejarlas:

Ghosting

Tweeeting

Fake accounts

embarasing photos

 

rumores

exclusion

pesar

odio I

odio II

Leer artículo original aquí.

Tanto en el espacio digital, como en la vida real, necesitamos reconstruir nuestras capacidades de manejar los conflictos con empatia, creatividad y no-violencia.

Les invito a comentar estos consejos y compartir sus experiencias para que entre todas y todos podamos ayudar a las jóvenes generaciones a cultivar un clima de respeto y bienestar.